';

Podemos otorgar a la estancia amplitud, luminosidad, profundidad o continuidad dependiendo del uso que demos al espejo.

Para expandir el espacio, lo colocaremos frente a una pared decorada.

La cuestión es que el espejo refleje vida, luz o elementos decorativos.

 

No podríamos concebir la vida sin espejos. Tenemos la necesidad, y no sólo estética, de vernos. Por ello siempre están presentes en el hogar. Pero más allá de esa “utilidad”, los espejos son básicos en la decoración. Dotan de más luz a los interiores, reflejando la que pasa a través de fuentes naturales o artificiales, y también amplían el espacio. Dependiendo del uso que le demos, podemos otorgar a la estancia amplitud, luminosidad, profundidad o continuidad. La norma básica para ampliar un espacio pequeño es incluir un espejo grande La cuestión es que los espejos reflejen vida, luz o elementos decorativos. Así, resultan ideales en habitáculos con poca profundidad, colocados frente a la puerta, de manera tal que al abrirla refleje el resto. Frente a una ventana, trasladará a la estancia el paisaje exterior, además de expandir la luz natural y de dar una sensación de espacio abierto. La norma básica para ampliar un espacio pequeño es incluir al menos un espejo grande. Así podremos hasta “duplicar” una habitación pequeña. La clave está en colocar el espejo en la pared y que la cubra de arriba abajo. Además, si lo que queremos es expandir visualmente el espacio, deberemos colocar el espejo en una pared, siempre frente a una pared decorada, para evitar dar una sensación de frialdad. Colocarlos en ambas paredes sería un error, ya que sobrecargaríamos el ambiente. Porque consiguen alargar o ensanchar el espacio, los espejos también son muy útiles en pasillos y en el hall de todas las viviendas. El tamaño, acabado y la forma también influyen. Si queremos agrandar una estancia, lo ideal será colocar un espejo sin molduras, para que el efecto sea más impactante. Los bordes también afectan, así los biselados le dan un toque elegante y los pulidos uno más moderno y vanguardista. Dentro de vitrinas de cristal, logrará dar una nueva visión de aquellos objetos expuestos. Una imagen en tres dimensiones que dotarán de una sensación muy realista a estos. Colocados en un muro o columna, hará que desaparezca tal elemento, creando una continuidad en el espacio y expandiendo la habitación.